• Disminuir tamaño de fuente
  • Aumentar tamaño de fuente
  • cambiar tamaño

Darío N.

Fecha de nacimiento: 24 de Noviembre de 1979

Darío nació en la zona rural que circunda la ciudad de Villaguay (E.R.). Perteneciente a una familia sumamente humilde, desde chico supo de la pesca en el río Gualeguay como medio para conseguir alimento.

Vive con su mujer y dos hijitas, en una precaria casilla de eucaliptos y plástico, que sus conocidos le ayudaron a armar en un terreno fiscal.

A los once años comenzó a trabajar en un criadero de pollos, más tarde en un horno de ladrillos. Sus aspiraciones laborales se vieron truncadas a los quince años, cuando pescando creyó encontrar un pequeño motor. Al levantarlo, su cuerpo quedó mutilado: una granada prefabricada pero de alto impacto terminaba con su brazo y ojo izquierdo, parte de algunos de sus órganos internos -pulmón, intestino y bazo- y lesionaba con esquirlas su desde entonces ojo único.

Una decena de operaciones intentaron mejorar sus secuelas. Tres años más tarde comenzó a recorrer oftalmólogos en procura de conseguir visión en el ojo que no había perdido. Nuevas cirugías. Nuevas esperanzas y fracasos.

Así llega Darío a FUSAVI el 15 de mayo de 2006. Fue atendido entonces por el Doctor Ricardo A. Dodds, quien le indica un transplante de córnea. Sus escasísimos recursos económicos, su falta de visión, la burocracia argentina y la pérdida de su documentación, no resultaron obstáculo para ir cumplimentando poco a poco los requisitos necesarios para solicitar una córnea.

El 14 de agosto de 2007, queda cumplimentada toda la papelería. Sólo dos semanas después -el 28 de agosto- un llamado telefónico daba cuenta del ofrecimiento de una córnea para él.

FUSAVI realizó los trámites para conseguir los pasajes y alojamiento, y el 30 de agosto al mediodía lo pasaba a buscar por el hotel donde se alojó con su hermano en Buenos Aires, a la espera del milagro.

A las 17 horas de ese mismo día, Darío regresaba al Hotel después de ser intervenido quirúrgicamente por el Doctor Cristián M. Dodds.

Se habían entretejido durante meses decenas de voluntades, que convergieron en aquel acto quirúrgicamente impecable y humanamente inolvidable.

Darío emocionado recuerda a Nuestra Señora de Itatí de quien es muy devoto, y no sin asombro advierte la coincidencia de la fecha de su cirugía con la fiesta de Santa Rosa, a quien siempre rogó por su visión.

FUSAVI se une a su emoción, y agradece una vez más a benefactores y profesionales que hicieron posible comenzar una nueva historia de vida.

Nota: en el mes de agosto de 2008, Darío tuvo que ser sometido a una nueva intervención quirúrgica.  Viajó a Buenos Aires, fue operado a través de FUSAVI, y nos dejó nuevamente a todos un ejemplo de fe,  alegría, tenacidad y gratitud, digno de imitar.

Al mes de mayo de 2009, sigue siendo atendido por nuestra Fundación, quien en cada encuentro recibe de él actitudes dignas de imitar.

[<] VOLVER