• Disminuir tamaño de fuente
  • Aumentar tamaño de fuente
  • cambiar tamaño

Ramón M.

Fecha de nacimiento: 19 de Abril de 1926

A los 79 años de edad, Ramón caminaba las calles del Barrio Norte de la Ciudad, reconociendo poco más que sombras. En su brazo izquierdo, colgada una canasta con ramos de flores preparados por él la noche anterior. Sabía que la ganancia de $0,25 ctvs. de los primeros veinticuatro ramos que vendía por día, corresponderían a los $6 diarios que debía pagar por su vivienda, una paupérrima pensión en el Abasto.

Con el correr de las horas, en la medida que el peso de la canasta se va reduciendo, comienza a ilusionarse en contar con algo para su comida, ropa o higiene. Sabe que el día en que no recorre las calles, llueve o no consigue ventas, indefectiblemente significa un día sin pan.

Así llegó Ramón a FUSAVI, enviado por la Dirección Ejecutiva de FEI, Fundación de probada trayectoria y aporte a la comunidad. Por su sede, pasaba Ramón dos veces por semana, con la certeza de alguna venta segura.

En nuestra Fundación lo recibió el Dr. Ricardo A. Dodds, quien merced a un tratamiento Laser le mejoró significativamente la visión de un ojo. Días más tarde, el Dr. Emilio M. Dodds le operó con gran éxito el otro ojo.

FUSAVI completó la ayuda entregándole sin cargo los anteojos, que le permitirían leer el diario que le presta Juan, el dueño de un bar, y reconocer las indicaciones de las calles que le dan el sustento diario.

Pero FUSAVI intenta recibir “a la persona” que hay detrás de cada patología visual, esto es comprometerse con ese hombre que vive, sufre, lucha, espera. De allí que esta Fundación lo siguió visitando a Ramón en su precaria vivienda, intentando rescatarlo de su depresión y acompañarlo en esta vida que por momentos para él, parecía carecer de sentido.

El 19 de abril de 2006 Ramón cumplió 80 años. Y allí estuvo FUSAVI con una torta, medio por el cual Ramón pudo anoticiar al resto de los moradores de su pensión, del día tan especial que en absoluta soledad estaba viviendo.

Con ella la Fundación le dejó una carta, recordándole que FUSAVI sería siempre su casa.

El trabajo en alianza con FEI, en la persona de Rosario Bergadá y Mercedes Morales, permitió a Ramón mudarse en el mes de noviembre de 2006 a un digno Geriátrico, recuperando la dignidad que nunca hubo de haber perdido.

Se sucedieron encuentros, alegrías, controles oftalmológicos, tarjetas de Navidad y festejos de fin de año.

Nota: el 12 de diciembre de 2009, Ramón partió al Cielo víctima de un inesperado infarto.  Se nos fue un amigo. Pero desde allí, velará por nuestra Fundación y sus Benefactores.




[<] VOLVER