• Disminuir tamaño de fuente
  • Aumentar tamaño de fuente
  • cambiar tamaño

Tamara S.

Fecha de nacimiento: 26 de Septiembre de 1995

El 25 de septiembre de 2012, llegó  a FUSAVI -derivada de la ciudad de Bolívar (BA)- Tamara, una jovencita que al día siguiente cumplía 17 años.

Su cara alegre y expresión simpática,  disimulaban aquella mañana la dura realidad que, a pesar de su corta edad, Tamara estaba transitando.  Proveniente de una familia de escasos recursos económicos,  embarazada de 7 meses, llegaba a nuestra Fundación con diagnóstico de tumor maligno intraocular de ojo derecho.

El tiempo, y la decisión profesional acertada, jugaron en aquel momento un papel decisivo. Claramente, la vida de la madre y el hijo debían ser cuidadosamente preservadas.

Después de charlas con Tamara y sus padres, los profesionales de FUSAVI tomaron la resolución de enuclear su ojo derecho, esto es, realizar una cirugía en la que se extrae el globo ocular que presenta malignidad.

Está de más aclarar, que con esta decisión Tamara perdería para siempre la visión derecha.

Estudios prequirúrgicos y preparación psicológica y afectiva por medio, nueve días después de aquella mañana del 25 de septiembre, Tamara entraba con enorme paz al quirófano.

Todo transcurrió sin sobresalto alguno.  El tumor fue extirpado en su totalidad, y madre e hijo por nacer se encontraban en perfecto estado.

FUSAVI continuó acompañando la vida de Tamara, quien el 16 de noviembre dio a luz a Bautista, el hijo que ha llenado de motivos para seguir viviendo a aquella jovencita, que las circunstancias adversas hicieron crecer tan precozmente.

Faltaba concretar el paso estético.  Obtener en un laboratorio de excelencia, la prótesis ocular que devolviera a Tamara esa mirada fresca, simpática y pacífica, con la que la habíamos conocido.

El 18 de marzo de 2013, la Óptica Pförtner colaboró al milagro.  De la mano de FUSAVI, confiada, feliz y agradecida, Tamara recuperaba su expresión y mirándose al espejo nos dijo: “no lo puedo creer!”

“No lo puedo creer”.  Como no lo podemos creer los que la conocimos sin recursos médicos, amenazada por un cáncer, y con la incertidumbre de un niño por nacer.

Es que gracias a nuestros profesionales y benefactores, Tamara contó con médicos de primer nivel, se extirpó su malignidad, fue madre sin problema alguno, y hoy cuenta con una Familia grande –FUSAVI- que siempre la cuidará como a una hija muy querida.

Así sonríe hoy Tamara!

TamaraS.jpg


[<] VOLVER